"Antropometría, la princesa Elena", 1960. Yves Klein.

Óleo sobre papel adherido a madera. 198 * 128 cm.

Museo de Arte Moderno. Nueva York, Estados Unidos.

Yves Klein (Niza, 1928 – Paris, 1962).

________________________

Pionero en la técnica denominada “antropometría”, realizada mediante “pinceau vivant” o “pincel vivo”, el artista francés Yves Klein, cubría de pigmento el cuerpo de sus modelos pidiéndoles que "rodaran, tocaran, caminaran o incluso se tumbaran sobre el propio lienzo" dejando así sus huellas corporales y escritura gestual. Se realizaba en las teatrales performances y ready-mades que el pintor, como amante del espectáculo, gustaba realizar. El artista no buscaba en el estudio anatómico de sus modelos, tan solo pretendía dejar sello de su cuerpo. La artífice de “Antropometría, la princesa Elena” fue Elena Palumbo, una de las modelos predilectas de Klein, quien dirigía la acción sin tener intención alguna de mancharse, para lo que incluso se ponía guantes. El público que contemplaba la representación tomaba cóckteles azules, mientras se escuchaba una curiosa melodía compuesta por el propio Klein: 20 minutos escuchando una única nota, y posteriormente 20 minutos de total silencio.

El joven Klein tuvo apoyo familiar en su formación para la carrera de Arte, ya que sus padres también fueron pintores. Viajó por Reino Unido, Italia, España y residió en Japón. Durante esa estancia, hizo suyas muchas de las ideas y costumbres niponas, como el judo. Clara influencia de esta influencia está en sus obras. A partir de 1955, fijó su residencia en París.

Sus obras tienen un componente cromático fundamental, experimentando fundamentalmente con el rosa, el dorado y el azul. Este último ha sido un color muy apreciado en la historia del arte, proviniendo en la Edad Media de Afganistán.Se obtenía de una piedra semipreciosa, el lapislazuli, que tras ser machacado, viajaba en barco hasta Europa, donde era vendido a precio superior al del oro. Klein utilizó este color mezclándolo con el aglutinante y una resina sintética, que permite mantener la intensidad del pigmento. Al resultado de esta química, se le pasó a denominar International Klein Blue, característico no solo por la vibración del color sino por su textura y profundidad. Dicha resina se puede adquirir hoy en día con la denominación "medium Adam 25", en homenaje al propietario de la tienda de arte que suministraba a Klein, y que permanece abierta hoy en día en el parisino barrio de Montparnasse. Pese a que el nuevo pigmento creado llevó el nombre del pintor, pero no llegó a patentarse la fórmula para su consecución.

A raíz del descubrimiento del IKB, el objeto del arte de Klein se convierte en el color en sí. En la aplicación del mismo, el pintor utilizó soportes distintos al del pincel, como rodillos, esponjas, e incluso los cuerpos de modelos previamente pintados con la mezcla como se explica en el arranque de este artículo. No solo lo aplicó sobre telas, también en su faceta de escultor pintó con IKB numerosas figuras, como la Venus que nos ocupa. Con ello, Klein logra que una figura clásica, aporte sensación modernista gracias al uso del color.

En cuanto a la interpretación de este color, la controversia está servida, ya que encontramos opiniones relativas a considerarlo un canto a la vida frente a otras que sugieren profunda angustia y vacío. Sin ánimo de optar por una u otra, tan solo aporto lo que Klein comentaba al respecto: "Al principio no hay nada, luego hay un profundo vacío y después de eso una profundidad azul". "El azul es lo invisible convirtiéndose en visible".

Artista controvertido, fue objeto de tantas alabanzas como críticas. En relación a lo último, referir la exposición organizada ... de un espacio totalmente vacío de lienzos y esculturas. Fue precisa la intervención de la policía para apaciguar ánimos. Klein lo denominó "zona de sensibilidad pictórica inmaterial", vendiéndola a cambio de oro, que el creador tiró al Sena. Su idea era yuxtaponer el intercambio del todo por la nada.

Innovador como pocos, creó la performance "grabaciones de lluvia". Impecablemente trajeado, Klein conducía bajo la lluvia a más de 100 km/h con un lienzo, bajo la atenta mirada del público invitado. Mostraba así el efecto de la velocidad en la pintura sobre la tela.

De la mano de experimentos como lo anterior, creó "Escultura aerostática", en la que liberó cientos de globos azules y como también experimentó con los fotomontajes. Así, inspirado en el lanzamiento al espacio de la nave Sputnik que vino a desafiar la ley de la gravedad, Klein protagonizó un fotomontaje en el que supuestamente parece lanzarse al vació en la Rue Gentil-Bernard de Fontenay-aux-Roses. La imagen se convirtió en un icono del siglo XX por activar el antiguo deseo del hombre por volar, tanto en sentido físico como alegoría de libertad.


La breve carrera artística de Klein quedó truncada cuando, a la edad de 34 años, sufrió el ataque al corazón que le costaría la vida. Poco más tarde nacería su único hijo.

María Gonzaga
23 de diciembre de 2020

Biografía consultada:

Museu Berardo. Ed. Thames & Hudson.
Yves Klein. Taschen.