"Danae recibiendo la lluvia de oro", 1553. Tiziano.

Óleo sobre lienzo. 129 x 217 cm.
Museo Nacional del Prado, Madrid, España.

Vecellio di Gregorio Tiziano (Véneto, 1490 - Venecia, 1576).

_____________________________________________________________ 

Nos encontramos ante una obra maestra de Tiziano, pintada entre 1550 y 1553. Representa el mito según el cual Zeus, metamorfoseado en lluvia de oro, toma a Danae, tras ser ésta encerrada por su padre el rey Argos. Argos pretendía evitar que se cumpliera el oráculo que anunciaba su asesinato a manos del futuro descendiente de su hija. Del encuentro entre el Dios y la mortal, nació un niño, Perseo. El pequeño y la madre, fueron encerrados en un cofre y arrojados al mar. No perdieron la vida, ya que el Dios del Mar les llevó a la isla de Séfiros. De forma inintencionada, Perseo mataría a su abuelo durante la celebración de unos juegos, cumpliendo así la fatal profecía.

En la imagen vemos a la muchacha que reposa completamente desnuda, mostrando una riqueza cromática de blancos y rosados que certifican la maestría del artista. La carne ha sido pintada con sutiles veladuras, una tras otra, casi traslúcidas consiguiendo más verosimilitud con la piel humana. En abierta contraposición, se encuentra una anciana retorcida y oscura, que porta las llaves de la torre donde se encuentra enclaustrada la joven y trata ávidamente de capturar las monedas de oro que caen del cielo. Desde una óptica moralista, podríamos decir que la anciana representa la avaricia y la maldad. Desde el punto de vista pictórico, es innegable el virtuosismo técnico en el manejo de la luz.

Danae descansa sobre un lecho revuelto, con pliegues casi escultóricos, donde se encuentra dormido el perro que representa la fidelidad. En el lado izquierdo de la representación, una cortina carmesí enmarca la composición, podría sugerirnos el fuego interno de los protagonistas.

Esta pieza presenta grandes similitudes con la que Tiziano desarrolló poco tiempo atrás, Venus de Urbino. Ambas tienen gran erotismo, aunque también notables diferencias. En esta ocasión, vemos que el Cupido ha sido sustituido por una anciana. Por otro lado, los cielos, son muy dispares en una y otra obra. En Danae el firmamento es oscuro, se avecina tormenta, lo que parece ser un mal vaticinio. Estas imágenes ha sido motivo de inspiración a numerosos pintores a lo largo de la Historia del Arte.

La representación de la lluvia de monedas del cielo parecería tosca, inacabada, apenas un esbozo muy intencionado por parte del artista, lo que yuxtaponía las superficies depuradas de la pintura española de la época. Esto contravino a Felipe II, si bien no figura crítica alguna en la correspondencia mutua. No obstante, cabe señalar que en los posteriores encargos por parte del monarca, el pintor perfiló los contornos con mayor precisión.

Sabemos Vecellio di Gregorio Tiziano nació entre en un pueblo montañoso situado en el norte de Italia. EL año no se conoce con certeza, pero estaría entre 1477 y 1490. Pronto él y su hermano serían enviados a Venecia, donde estudiarían pintura, rompiendo así con la tradición familiar de la abogacía. Las dotes naturales de Vecellio, le harían merecedor de ingresar en la prestigiosa escuela de pintura de Giovanni Bellini. Su segundo maestro fue Giorgione, de quien adoptó sus paisajes idealizados y personajes integrados en su entorno. Se dejó llevar por la atracción de sus coetáneos en el reflejo de luz y la inclusión de telas de oriente en sus composiciones.

Su obra La Asunción, le permitió extender su reputación. En la misma, aparecen personajes musculados que demuestran que estudio a Miguel Ángel, así como una estilizada Virgen demuestra que recuerda a Rafael, todo lo conjuga a la perfección.

Al margen de imágenes religiosas, Tiziano, ejecutaría también obras más seductoras, sirviéndose de la imagen de la mujer en clara alusión de deseo carnal. Como modelos, se servía de las numerosas prostitutas de la ciudad. Se trataba de encargos de personajes cortesanos, que eran ocultados tras cortinas para tan solo mostrarlo a personas de su mayor confianza.

Tiziano se relacionó con dos poderosas familias venecianas: los Gonzaga de Mantua y los Este de Ferrara. Gracias a sus numerosos encargos, el pintor amasó una considerable fortuna. Prueba de su reconocimiento social, sería invitado a la coronación del emperador de Europa en Bolonia, Carlos V. Tras la abdicación de este, su hijo, Felipe II se mostraría tan entregado en el mecenazgo de arte como su progenitor, solicitando de Tiziano numerosas obras para sus palacios. Visitaría Roma, a instancias de familiares del Papa, a quien realizaría significativos retratos.

El fallecimiento de su mujer, Cecilia, supuso un duro revés para el artista, lo que dejó reflejo en su pintura. Presagiando la cercanía de la muerte, su última etapa se caracteriza por una pincelada más libre y una acrecentada intensidad dramática. Murió pasados los ochenta años, aunque no debido a la peste que asolaba Venecia y que sí mataría a su hijo.

María Gonzaga

1 de marzo  de 2019

Bibliografía consultada:

"Guía del Prado". Ed. Silex.

"Tiziano". Ed.Phaidon.

"Descubrir el Arte. Grandes Maestros. Tiziano". Miguel Morán. Ed. Arlanza.

"Tiziano". Cecilia Cibellini. Ed. Rizzoli. Skira.