"Dos hermanas", 1921. Élisabeth Chaplin, delicadeza nabis.

Élisabeth Chaplin (Fontainebleau, Francia, 1912 – Fiesole, Italia, 1985).

____________________________________________________________________

En 1912 nace Élisabeth Chaplin en la localidad de Fontainebleau  en el seno de una culta familia franco-italiana. De madre poeta y escultora, y tío pintor y grabador, no resultaba extraño que desde la infancia Élisabeth sintiera atracción por la expresión artística.

Fue precisamente su tío, Charles Joshua Chaplin (1825-1891), quien promovió una academia para la enseñanza de la técnica pictórica específico para mujeres. En un tiempo en el que la condición de mujer, relegaba a estas a producir retratos sin contenido psicológico, floreros y bodegones, Chaplin creyó con firmeza en la fuerza creativa de las mujeres. En su escuela, se estudiaba sin tabúes el cuerpo humano, desde una perspectiva clásica hasta el Renacimiento. Algunas de sus más reconocidas algunas fueron la artista americana Mary Cassat, la inglesa Louise Joplin o las francesas Eva Gonzalès y Louise Abbéma. Aunque Charles falleció prematuramente, sí vivió lo suficiente para transmitir a su sobrina Élisabeth la pasión por la pintura.

Tras el fallecimiento de su tío, la familia se traslada a Italia, primeramente a Piamonte, para a continuación hacerlo a Savona. La pequeña Élisabeth ya había comenzado a pintar de forma autodidacta, pero sería con su nuevo traslado a Fiesole cuando comenzaría a recibir clases de pintura. La actividad académica era solapada con las visitas al Museo Uffizi, donde tuvo ocasión de estudiar y copiar a los grandes clásicos. Pronto obtuvo reconocimientos por su trabajo, como la medalla de oro otorgada por la Sociedad de Bellas Artes de Florencia por su obra “Retrato de familia” (1911). También ese mismo año desarrolló la obra “una lady italiana”, probablemente un autoretrato, en disposición lateral, en el que se muestra cubierta por una bata con motivos florales de inspiración japonista e intenso fondo azul. No cabe duda de que fue admiradora de la obra de Maurice Denis, identificada con el movimiento Nabis. Este género bebía de las enseñanzas de Paul Cezanne en cuanto al uso emotivo y rítmico del color en estado puro en grandes superficies. Años después la familia se mudaría a Roma, donde continuaría su trabajo artístico, con destacadas obras como la que es imagen de este artículo, “Dos hermanas” (1921), en la que la acertada utilización del color nabis aporta delicadeza sin faltar el aspecto simbólico que se deduce del gato y las flores.

Participó en la Bienal de Venecia de 1914 así como en el Salón de París en 1922, aunque la crítica de la época ni siquiera la mencionó.

Viviría en París desde mediados de la década de 1930 hasta 1950. Además de en su obra pictórica, trabajaría también en tapices y murales para iglesias. En 1938, sería galardonada con la Legión de Honor francesa.

Tras la segunda guerra mundial, regresaría a Fiesole, donde viviría hasta el final de sus días,  realizando numerosas obras de paisajes y retratos.

Hoy en día podemos contemplar la obra de Élisabeth Chaplin en el Palazzo Strozzi, la Academia de Artes y Diseño, el Instituto Francés así como en la Galería Nacional de Arte Moderno de Roma.

María Gonzaga

14 de marzo de 2020