"El beso", 1859. Francesco Hayez, nacionalismo poético.

Óleo sobre lienzo. 112 * 88 cm.
Pinacoteca de Brera. Milán, Italia.

Francesco Hayez (Venecia, Italia, 1791 – Milán, Italia, 1882).

-------------------------------------------------------------------------------------------------

Probablemente es una de las obras más amadas de la pintura romántica italiana del siglo XIX, y aunque sin más información parecería una escena de amor clandestino, en realidad constituye un símbolo de la unificación de Italia.

Encontramos dos jóvenes ataviados con ropajes medievales que se funden en un apasionado beso. El pintor Francesco Hayez quiso realizar una alegoría de la alianza entre los reinos de Piamonte y Cerdeña Italia con Francia en 1859 frente al dominio del imperio austriaco. Así lo representó por el color de la ropa de los personajes: rojo, azul, blanco y verde. Pese al apoyo del pintor a los movimientos de resistencia, quiso prevenir eludir la mano de la censura y otras posibles consecuencias de su alegato de lucha contra el extranjero, para lo cual recreó una ambigua escena que retrotrae al medievo.

El hombre parece a punto de marchar, como así lo indica el hecho de llevar ya puesta su capa y el sombrero. Su pie sobre el peldaño de la escalera nos anticipa la huida. La sombra reflejada en el interior del edificio nos muestra que una criada o una confidente espera a la mujer o vigila que no sean descubiertos. La semioscuridad en que transcurre la escena nos dice que presenciamos un amor secreto. La obra se colgó en la residencia del conde Alfonso María Visconti de Saliceto. Tras su fallecimiento, un año más tarde, la familia donó el cuadro a la Pinacotena de Brera, convirtiéndose en el emblema de la Galería. El lienzo tuvo tanto éxito entre los visitantes, que el artista reprodujo diversas réplicas del mismo. En la última de las versiones, datada en 1861, el artista sustituyó el azul del vestido de la mujer por el blanco, representando en ese momento únicamente los tres colores de la bandera italiana. En dicho momento, pasaría a simbolizar la unión de los diferentes reinos de Italia, lograda con la ayuda de las tropas de Napoleón III en la segunda guerra de la independencia y la Expedición de los Mil.

Francesco nació en Venecia en 1791, hijo de un pescador. Gracias al auspicio de su tío, comerciante de antigüedades, que deseaba convertirlo en restaurador y a una beca de estudios, pudo estudiar en Roma a partir de 1809, donde conoció la obra pictórica de los grandes maestros, como Rafael. Mudó su residencia a Milán en 1823, donde no tardó en formar parte del círculo intelectual y aristocrático. Aunque representó escenas bíblicas y retratos, pronto fue seducido por la representación de temas con connotación política e histórica, como es la obra “El beso”, que acabamos de comentar.

María Gonzaga

7 de junio  de 2020 

Bibliografía consultada:

La pinacoteca de Breda”. Ed.Skira.
Francesco Hayez: 85 Paintings”. Maria Tsaneva.