"El nacimiento de Venus", 1879. William-Adolphe Bouguereau, clasicismo onírico.

Óleo sobre lienzo. 300 * 218 cm.
Musée d’Orsay de París, París, Francia

William-Adolphe Bouguereau (La Rochelle, Francia, 1825 - 1905).

________________________________________________

La obra “La Naissance de Venus” o “El Nacimiento de Venus”, nos muestra sobre una concha a la sinuosa y sensual Diosa romana del Amor (Afrodita, en la tradición grecorromana). La legenda narra el alumbramiento de la joven de sinigual belleza a partir de los genitales de Urano, tras ser estos arrojados al mar por su hijo Cronos. “La mujer nacida de las aguas del mar”, se casaría con el nada atractivo Vulcano, quien tendría que sobrellevar las infidelidades de su esposa (pese a lo cual, “siempre fue virgen”). Son testigos del excepcional hecho otros seres fantásticos, como ángeles, ninfas, sátiros y delfines. La armónica composición la centralizada Venus en contrapposto, rompiendo la ley de la frontalidad y aportando dinamismo a la escena. El pintor emplea una clara paleta cromática y un elevado detallismo, creando una técnica preciosista que nos recuerda anteriores obras renacentistas (inevitable el paralelismo con la obra de Boticcelli). Bouguereau muestra una mujer más voluptuosa y despreocupada en mostrar sus atributos que la de su predecesor Boticcelli, más inspirado en una belleza espiritual y púdica, en la que oculta pechos y genitales.

William Bouguereau pertenecía a una familia pequeño burguesa de culto calvinista, siendo el segundo de cuatro hijos. El progenitor receló del deseo del joven de realizar carrera en el arte, pero el pequeño, orgulloso y tenaz, logró su propósito de ingresar en la École des Beaux-Arts tras haber recibido clases preparatorias de un alumno de Ingres. Su meritocracia le hizo valedor de ser ganador en diversos concursos de pintura, lo que facilitó el camino para, con el tiempo, ser miembro de la Academia francesa de Bellas Artes. Supo atender los caprichos de la clase acomodada sobre obtener lienzos oníricos y no exentos de exhibir bellezas femeninas o dulces niñas pobres pero muy limpias, para su particular deleite.

Como uno de los máximos exponentes del academicismo clasicista francés, Bouguereau tuvo ilustres admiradores, como Napoleón III y Chopin. Pero también detractores, como Cezanne, Gauguin o van Gogh, Estos últimos le atribuían falta de libertad y espontaneidad artística, orientado a mantener el excesivo celo academicista en sus obras.

María Gonzaga

3 de octubre de 2020 

Bibliografía consultada:

"William Bouguereau: The Essential Work". Frederick C. Ross y Kara Lysandra Ross. Acc Editions.