"Gran Canal (Venecia)", 1905. Paul Signac, el arte puntillista.

Óleo sobre lienzo 73,5 x 92,1 cm.
The Toledo Museum of Art. Toledo, Ohio, Estados Unidos.
Paul Victor Jules Signac (París, Francia, 1863 – 1935).

_____________________________

En esta obra el pintor francés Paul Signac perfila la bien conocida silueta de la iglesia de  Santa María de la Salud y las góndolas en el amarradero de San Marcos. El crítico de arte Louis Vauxcelles diría que Signac era uno de los mejores pintores del agua a través de la técnica del divisionismo, consiguiendo captar la multitud de sus reflejos en vívidos tonos esmeralda, amatista, rosa y blanco. Venecia resultaba una ciudad de enorme atractivo para el pintor, como con anterioridad lo sería para el impresionista Monet, Bellini, Tiziano, Tintoretto, Claudio de Lorena o Canaletto.

Paul Victor Jules Signac nació en el seno de una acomodada familia. Aunque la familia lo predispuso al estudio de arquitectura, él decidió dedicarse por completo al aprendizaje de las artes. Acudió a las más prestigiosas academias de arte de París, absorbiendo influencias de Monet, Pissarro y Renoir, pero poco a poco fue desarrollando un personal estilo, caracterizado por la liberación del color con respecto al objeto: el puntillismo o divisionismo. Junto a Georges Seurat, a quien conoció en 1884, Camille Pissarro, Maximilien Luce, Théo van Rysselberghe y Henry-Edmond Cross, lideraron la creación de efímero movimiento neoimpresionista, situado enclavado entre 1886 y 1891. Se caracterizaba por la aplicación de pequeñas manchas de pinturas puras, buscando dar a las telas la mayor luz posible. Sería en el ojo del espectador de las obras donde se mezclaran los puntos de color con la meticulosidad de un científico. Se pierde por tanto espontaneidad en pro de una racionalidad metódica. El pintor diría que “el divisionismo es un sistema complejo de armonía, una estética más que una técnica. El punto es solo un medio. Dividir es buscar el poder y la armonía del color, mediante la representación de la luz coloreada mediante elementos puros, y mediante el empleo de la mezcla óptica de estos elementos puros, separados y proporcionados según las leyes esenciales del contraste y la graduación”, “dos colores opuestos colocados uno junto al otro, modifican la percepción de su verdadero color”. La obra de Signac tiene un protagonista claro: el agua, ya sea de ríos, mares o paisajes portuarios. Para ello se sirvió de su pequeña embarcación, “Olympia”, en homenaje a la famosa obra de su admirado Manet. A bordo de ella, surcó el Mediterráneo en búsqueda de inspiración. Aunque inicialmente ejecutó un puntillismo estricto, no tardó en evolucionar hacia pinceladas un poco más extensas, según las dimensiones del lienzo.

María Gonzaga
15 de noviembre de 2020

Bibliografía consultada:

Signac”. Marina Ferretti-Bocquillon, Anne Distel, John Leighton y Susan Alyson Stein. The Metropolitan Museum of Art.

“P. Signac”. Foundation Pierre Gianadda.