"Hombre con turbante", 1433. Jan van Eyck.

Óleo sobre tabla de roble. 25,5 × 19 cm .
National Gallery. Londres, Reino Unido. 

Jan van Eyck (Maaseik, 1390 - Brujas, 1441).
_______________________________________________________________

El desarrollo urbano de Flandes permitió una prosperidad económica de dio lugar a la aparición de una burguesía, que comenzó a demandar retratos, en muchas ocasiones, enmarcados en escenas de interior con voluntad de reflejar objetos signo de su opulencia. De esta forma comienzan a compaginarse la tradicional temática religiosa con las escenas costumbristas. El pintor Jan van Eyck ejecutó numerosos y notables retratos de nobles, como también realizó autorretratos como el que nos ocupa en este artículo, “Hombre con turbante”, en el que se representa serio, con rostro de expresión afilada y cubriendo su cabeza con enigmático turbante rojo que evidencia la destreza del maestro en la representación de los tejidos. Sobre el marco que lo encuadra, aparecen inscripciones pintadas, aunque parecerían grabadas, que rezan “Jan Van Eyck me hizo el 21 de octubre de 1433” en la parte inferior, y “hago lo que puedo”, que también podría interpretarse como “lo hago porque puedo”, en la parte superior. Y es evidente que la maestría técnica del artista justificaba su elevado auto-concepto, en este caso, plasmado en un soporte que en poco supera el de un folio, pero no por ello deja de recoger las principales características de las pinturas del gótico flamenco, a saber:

  • Utilización del óleo, que a diferencia del temple, permite una variedad cromática mayor. A través de la técnica de sucesivas veladuras, consiguió acabados profundos y brillantes.
  • Detallismo. La obsesión por los detalles se manifiesta en la minuciosidad microscópica con que han sido representados las arrugas, el bello, pequeñas venas e incluso los poros de la piel.
  • Realismo y naturalismo. El pintor busca la representación psicológica de en los retratos que realiza, alejándose de la anterior tendencia hacia la idealización. El artista se representa con mirada distante y los casi inexistentes labios, dan severidad al rostro.
  • Inteligente utilización de la luz con objeto de dirigir la mirada allí donde se desea.

María Gonzaga
23 de diciembre de 2020

Bibliografía consultada:
“El arte en la baja edad media Occidental: Arquitectura, escultura y pintura”. Ed. Ramón Areces.
“Van Eyck”. Biblioteca El Mundo.
“El gótico”. Ed. Salvat.