Ilusiones ópticas del Arte V. "Catarata 3", 1967. Bridget Riley.

British Council, Londres.

Bridget Riley (Londres, Reino Unido, 1931)

____________________________________________

Nos encontramos ante una de las más reconocidas obras de la artista británica Bridget Riley, en las que ofrece un juego visual al espectador, haciéndole partícipe de su trabajo. Líneas en colores rojo, azul y turquesa, que se estrechan y amplían en sinuosas ondas abarcando la total superficie del lienzo. Tal y como indica el título de la obra, “Catarata 3”, nos confunde en una sensación de movimiento de aguas. Agua como símbolo de vida, purificación y renovación, pero también de destrucción. Agua como símbolo de lo femenino y del inconsciente. La monumentalidad de la obra (221,9 * 222,9 cm), nos atrapa incorporándonos en la composición como un elemento más. Por tanto, no podemos simplificar la obra de Riley con un mero experimento geométrico, ornamental o puramente lúdico, puesto que la artista incorpora una revelación sensorial al espectador.

Riley nació en Norewood, hija de un exitoso hombre de negocios. Estudió arte y diseño en su Londres natal, primeramente en el Goldsmith’ College, para posteriormente pasar al Royal College of Art. Comenzó su carrera artística en el género puntillista, influida por los efectos ópticos de la obra de George Seurat. Sus trabajos iniciales muestran su interés por el efectismo de la pintura, más allá de su construcción formalista. No obstante, fue derivando hacia la abstracción contribuyendo al desarrollo del Op Art, de la que considera uno de sus máximos exponentes. Se trata de una corriente artística muy popular en los años 60 y 70 del pasado siglo XX, mediante la cual se persigue la participación activa del espectador de la obra, haciendo que deba moverse en ocasiones, para lograr entender el efecto óptico de la obra. Suele carecer de toda consideración emocial, ya que se basa exclusivamente en la ciencia y la matemática, a través de líneas y/o efectos cromáticos. En palabras de la artista: “Para mí, la Naturaleza no es un paisaje, sino el dinamismo de las fuerzas visuales, un hecho más que una apariencia”.

En el comienzo de su carrera, Riley desarrollaba su trabajo en tonos blancos y negros, repitiendo el patrón de figuras para lograr ritmo, movimiento y sensación de bidimensionalidad, tal como ocurre en la obra “Catarata 3” que acabo de comentar.

A partir de mediados de los años sesenta, la paleta de Riley va incorporando nuevos tonos, al tiempo que progresivamente va abandonando la repetición de formas para potenciar el efecto cinético, logrando vibrantes composiciones por medio del color y la forma. Como ejemplo de esta nueva etapa, podemos citar la obra “Atenuación amarilla” (1965), en la que a través de la utilización de colores complementarios logra un vibrante dinamismo.

Entre otras muchas, cabe citar las siguientes las exposiciones individuales de la obra de Riley: Universidad en Nottingham, Galería Richard Feigen en Nueva York, Galería Feigen Palmer en Los Ángeles, Museo de Arte Moderno en Nueva York y posterior tour americano, Pabellón Británico de la Biennale de Venecia junto a Phillip King, Galería Hayward de Londres, Galería Nacional de Praga, Galería Hayward y Kunsthalle Nuremberg, Kettle´s Yard en Cambrigde y Galerías Waddington en Londres.

En 2014 la artista desarrolló su primer mural en las plantas octava y novena del Hospital St. Mary de Londres. Un total de 56 metros para los que Riley se inspiró en una visita a Egipto. El trabajo fue comisionado por la Imperial Health Charity, convencida de los efectos beneficiosos del Arte sobre la salud y el bienestar.

María Gonzaga

9 de mayo de 2020

“Bridget Riley”, catálogo de la exposición Hayward Gallery, Londres, 2019.

https://www.theguardian.com/artanddesign/gallery/2014/apr/07/bridget-riley-mural-st-marys-hospital-london-in-pictures