Ilusiones ópticas del Arte VI. "Rotorrelieves", 1923-35. Marcel Duchamp.

Marcel Duchamp (Blainville-Crevón, Francia, 1887 - Neuilly-sur-Seine, Francia, 1968).

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El pintor francés Marcel Duchamp nos ofrece un juego visual en modo de espiral cinética como si estuviéramos ante un gramófono. El efecto hipnótico de la cinética que nos sugiere, ha propiciado que la obra se haya utilizado en campañas y vídeos de diversa índole, como ocurrió con la banda de rock británica Radiohead en uno de sus videoclips.

Marcel Duchamp nace en Blainville-Crevón, siendo el tercer hijo de los seis que tuvo el alcalde de dicha localidad. Probablemente influidos por la pasión por el arte de su abuelo, un agente marítimo que llegada su jubilación se dedicó al grabado y la pintura, tanto Marcel como dos de sus hermanos, decidieron ser artistas. Huyó de la rigurosidad académica, por lo que se puede considerar un pintor formado en los cafés de barrios. Con catorce años, comenzó a pintar con óleo, acuarela, monotipo y lápiz, con dos principales fuentes de inspiración: los paisajes de Blainville y su hermana menor Suzanne.

En 1904 trasladó su residencia al barrio parisino de Montmatre, caldo de cultivo de los más grandes artistas del siglo XX. Aunque se inscribií en una academia de arte, no tardó en abandonarla, ya que sintió coartada su libertad artística.

Tras cumplir su servicio militar, retornó a París, donde se dedicó a realizar caricaturas y más adelante, se adentró en el estilo fauvista y dadaísta en torno a los veinte años. Pero la efervescencia artística de la ciudad, pronto le descubriría la necesidad de seguir experimentando, tal como ya lo hacían Picasso, Branque, Apollinaire o Kandinsky. Transitaría al cubismo y el futurismo. Podemos citar la obra “Retrato de jugadores de ajedrez”, en la que se observan defectos de forma por su escasa formación académica, más empeñado, como estaba, en tratar de representar estados de la mente de una innovadora manera. Le interesó representar ilusiones ópticas mediante el arte mecánico, como los rotorrelieves bidimensionales que crean ilusiones de profundidad, como es ejemplo la obra “Rotorrelieves” ya comentada y que precede este artículo.

Poco tiempo más tarde crearía el concepto del “ready made”, “arte encontrado” en español, o “object trouvé” en francés, mediante el cual se crea arte empleando utensilios cotidianos, sin disfrazarlos, aunque en ocasiones modificados ligeramente. Esta dignificación de objetos corrientes, generó encendida discusión, incluso entre aquellos que pertenecían al círculo surrealista, sobre lo que es arte y lo que no lo es. Podríamos mencionar dentro de esta etapa la obra “In advance of the broken arm”, una pala quitanieves que pende del techo a través de un hijo. No aludía las críticas negativas, al contrario, socarronamente llegó a decir: “Les he tirado a la cara el estante de las botellas y el orinal, y ahora los admiran por su belleza estética”.

Duchamp fue también un gran ajedrecista, pero ha pasado a la Historia por su trabajo artístico como uno de los más importantes miembros del movimiento pop del siglo XX. Amado y denostado, lo cierto es que resulta innegable su necesidad de innovar frente al continuismo y encasillamiento en una única corriente artística.  En palabras del artista: “El arte tiene la bonita costumbre de echar a perder todas las teorías artísticas”.

María Gonzaga

9 de mayo de 2020

Bibliografía:

Cartas sobre el arte. 1916-1956”. Marcel Duchamp. Ed. Elba.

Duchamp”. Janis Mink. Ed. Taschen.