"La incredulidad de Santo Tomás", 1601 - 1602. Caravaggio.

Óleo sobre lienzo. 107 * 146 cm.
Palacio de Sanssouci. Postdam, Alemania.

Michelangelo Merisi da Caravaggio (Milán, Italia, 1571 – Porto Ercole, Italia, 1610).

---------------------------------------------------------------------------

“Alarga acá tu dedo y mira mis manos, y tiende tu mano y métela en mi costado, y no seas incrédulo sino fiel”. Con asombroso enfoque aproximativo, donde las figuras se juntan hasta quedarse sin espacio, cuatro cabezas observan la llaga de Cristo. Él mismo toma la mano de Santo Tomás para introducirla en la herida, para hacerle salir de su incredulidad. Caravaggio nos muestra personajes corrientes y perplejos. Al igual que en el resto de obras del artista, no se advierte la pincelada suelta sino que esta revolotea sobre el lienzo de forma casi sutil generando un sentimiento de realismo mayor. El pintor dominaba la técnica veneciana de pintar “alla prima”, en castellano “a la vez”, que implica acabar el cuadro de un tirón, en sucesivas capas estando aún húmeda la pintura de capas inferiores. Por este motivo no es difícil encontrar los posteriores “pentimenti”, arrepentimientos, en alguno de sus lienzos. La obra encierra una gestualidad subrayada y elocuente dentro del código del mundo clásico, pero con una frescura y cercanía que lo hizo nuevo. Favorece de esta forma la empatía, el acercamiento psicológico al tema tratado con gran sensación de intimidad. Cuidó con mimo todos los detalles para ensalzar la capacidad ilusoria de la composición, utilizando luces directas que acentúan el dramatismo y fuerza esculturales con un resultado impactante.

Michelangelo Merisi da Caravaggio nació en Milán un 29 de septiembre de 1571. Desde temprana edad destacó en la pintura, formándose en escuelas de Milán, Caravaggio, Venecia y Roma. Tuvo importantes mecenas, que sufragaron las pinturas que hoy en día se reparten en los principales museos de Italia, París, Londres, Madrid, Viena y San Petesburgo, entre otros.

Ensalzado y denostado en partes iguales, fue acusado de portar espada sin permiso, agresión a la autoridad, provocación de riñas callejeras, utilizar prostitutas como modelos para la representación de personajes bíblicos, de plagiar a grandes maestros como Tizziano, y finalmente de mutilación y asesinato. La vida de Caravaggio osciló entre la luz y la oscuridad, al igual que ocurre en sus pinturas. Falleció abandonado el 18 de julio de 1610 en una playa de Porto École.

María Gonzaga

27 de junio de 2020

Bibliografía consultada:

Los realismos en el arte barroco”. Ed. Ramón Areces.

Caravaggio”. Ed. Tachen.

Caravaggio”. Ed. H.F. Ullmann.