"Los Triunfos del César", 1485 - 1505. Andrea Mategna.

Temple sobre tabla. 267 * 278 cm.

Hampton Court. Londres, Reino Unido.

Andrea Mantegna (Isola di Carturo, 1431 - Mantua, 1506)
__________________________________________________________

“Los triunfos del César” conforman una serie de nueve lienzos de gran formato ideada para colgarse alineados como parte de una sola imagen y componer así el desfile militar que encabeza Julio César con motivo de su victoria en la Guerra de las Galias (años 58 a 51 antes de Cristo). Fue encargada por Francisco II de Gonzaga, marqués Mantua para decorar su Palacio Ducal. No en vano la familia Gonzaga debía buena parte de su gloria a las hazañas militares, como también al mecenazgo artístico. Cada una de las piezas de la composición se enmarcaba entre pilastras que embellecían aún más la visión del conjunto. Para elaborarlo, el pintor se basó en la descripción que realizaron de la Antigüedad los escritores Plutarco y Tito Livio. Trató de plasmar con el mayor detalle posible edificios, acueductos y arcos triunfales que observó en la Columna Trajana y en el Arco de Constantino, así como también el vestuario, armamento y trofeos de los guerreros.

Sin duda, el artista se esforzó en imprimir movimiento al conjunto, huyendo de la monotonía en el ritmo. Para ello, incorporó multitud de personajes dispuestos en diversas posiciones: mirando hacia atrás, de espaldas al espectador, miradas cruzadas, … Figuran también animales para el sacrificio, ídolos, Cibeles, diosa de la victoria, instrumentos musicales, coronando la procesión el carro triunfal del César.

 

En el primero de los lienzos, y cumpliendo el conocido tema de “el cuadro dentro del cuadro”, Mantegna representa en las telas de los soldados las ciudades y fortalezas asediadas y conquistadas por el César, si bien con una visión bastante inverosímil.  El segundo de los lienzos incorpora muchísimos elementos, como estatuas e ingenios militares, así como la maqueta de una ciudad conquistada en la que sobresale un templo clásico y diversos edificios menores. Igualmente aparecen maquetas en los lienzos siete y ocho, quizá influido el artista por la tendencia de representar las ciudades a través de maquetas. Y aunque parte de estas representaciones edilicias son figuradas, otras denotan el interés de Mantegna por documentarse en la realidad, como en el cuarto lienzo, donde incluye sobre una de las colinas de Roma, un edificio circular y otros anexos que observó con detalle en su visita a dicha ciudad.



Andrea Mantegna nació Venecia hacia 1431, y según Giorgio Vasari, uno de los primeros historiadores de Arte, provenía de una familia de escasos recursos económicos. Afirmaba Vasari que el pequeño Mantegna acarreaba ganado, y pronto quedó huérfano. A temprana edad pasó a formar parte del estudio de pintura de Francesco Jacobo Squarcione. Alumno aventajado en las excesivas jornadas a las que Squarcione sometía a sus trabajadores, su prestigio pasó a oidos de Luis II Gonzaga, quien le convencería de trasladarse a la ciudad de Mantua, sustituyendo a Pisanello como pintor de cámara. Bajo el mecenazgo de la familia Gonzaga, Mantegna desarrolla una carrera de casi cincuenta años hasta el final de sus días, rindiendo bellas obras, como la comentada "Cristo muerto", también conocido como “Cristo de Mantegna”, que comento en uno de mis artículos de este blog, "El Parnaso" (museo del Louvre, Paris), "Tránsito de la Virgen" (museo del Prado, Madrid) o "Cámara de los esposos" (Palacio Ducal de los Gonzaga, Mantua).


María Gonzaga
23 de diciembre de 2020


Bibliografía consultada:

Andrea Mantegna et la renaissance italienne”. Ed.  Parkstone International.

La iconografía de “Triunfo del César» de Andrea Mantegna. Inmaculada Jiménez Caballero.