Muro de John Lennon, Praga.

En el barrio de Mala Strana, muy cerca del Castillo de Praga, se encuentra una interesante pared. Se trata del llamado “muro de John Lennon”, en honor al miembro de los Beatles, quien curiosamente, nunca visitó la República Checa. Este inmenso lienzo en ladrillo, constituye un medio de expresión de mensajes y símbolos pacifistas.

A principios de los años 80, apareció una imagen de John Lennon en la pared de un recinto propiedad de la orden religiosa de los Caballeros de la Cruz de Malta. Fue realizada por un estudiante mexicano, que provocó tal adhesión a su iniciativa, que fueron conocidos como “lennonistas”. No se sabe realmente por qué fue esta pared y no otra, quizá fuera casual. Inicialmente, las pintadas incluían extractos de letras de los Beattles, para posteriormente dar paso a la expresión más personal de los jóvenes checos, sedientos de la libertad coartada por el comunismo. La nocturnidad con que lo hacían no garantizaba que no pudieran ser arrestados “por actividades subversivas contra el Estado” y la consiguiente pena carcelaria, pese a lo cual no dejaron de hacerlo. La pared era cubierta de blanco una y otra vez por orden de las autoridades, sin poder impedir que a los pocos días surgieran de nuevo las imágenes y mensajes.

Quizá sea osado afirmar que pudiera ser esta iniciativa el germen de la posterior Revolución de Terciopelo, que acabaría con el Comunismo de forma pacífica en 1989 en la antigua Checoslovaquia, pero como mínimo, contribuyó a la toma de conciencia sobre la necesidad del cambio. Y es que las manifestaciones artísticas no solo cumplen una función social, en cuanto a la comunicación entre quien lo gesta y quien lo observa, sino que también contribuyen a estimular la conciencia del espectador. 

“Wall is over”, “Image”, “I am dreamer too”, “Don`t lie to yourself”, son algunas de las frases que se entremezclan con repetitivas imágenes de John Lennon y palomas de la paz.

No deseo pronunciarme sobre si estamos ante graffities o de “street art”. Si bien no es técnicamente comparable y en el caso del muro de Lennon estamos ante una expresión coral, de alguna forma resulta inevitable establecer ciertos paralelismos con las imágenes creadas por el artista neoyorkino John Fekner,  quien dejó constancia de su preocupación social en las décadas de los 70 y 80 en paredes de Estados Unidos, Canadá y Alemania. Más reciente, tenemos la llamada a la autoconsciencia que provoca el británico Banksy (pseudónimo, por ser desconocido su verdadero nombre, al igual que su imagen).

Desde octubre de 2019, el muro ha sido protegido tras ser objeto de grafitties obscenos y suciedad de visitantes incívicos.

María Gonzaga

1 de octubre de 2019