"San Sebastián", Ha. 1456 - 1459. Andrea Mantegna.

Temple sobre tabla. 68 * 30 cms.

Museo de Hostoria del Arte, Viena, Austria.

Andrea Mantegna (Isola di Carturo, 1431 - Mantua, 1506)
__________________________________________________________

Los episodios de peste en Europa durante el siglo XV fueron frecuentes. Se pensaba que la peste se transmitía a través del aire, al igual que las flechas que lancearon a San Sebastián. Por ese motivo el santo se consideraba protector ante la epidemia, y a propósito del mismo, el pintor italiano Andrea Mantegna realizó tres obras con esta temática. La primera es la que vamos a comentar a continuación, y que fue pintada tras superar el pintor la enfermedad de la peste, quizá por encargo del potestà de la ciudad para celebrar el fin de la pandemia. Una segunda versión se ejecutó en 1480, que actualmente se encuentra en el Museo del Louvre. El tercer San Sebastián se fecha en 1490 y la podemos contemplar hoy en día en Ca’ d’Oro en Venecia. 

En las tradicionales representaciones de San Sebastián, se le muestra contra un poste en el Campo de Marte en Roma. Por el contrario, en la reproducción que realizó el pintor veneciano lo muestra atado a un arco clásico, quizá un arco de triunfo o quizá una de las entradas a la ciudad. Destaca la minuciosidad con que han sido representados los detalles arquitectónicos, así como la posición en contrapposto, que rompe la simetría y aporta sensación de movimiento. La figura está inspirada en la monumentalidad escultórica que tanto seducía al pintor, envuelta en una suave gama cromática que resta patetismo a la escena. Hace uso de su dominio de la perspectiva, acentuado por la azulejería en blanco y negro con que reviste el suelo en un plano más profundo. 

En el ángulo superior izquierdo encontramos una nube, sobre la que parece conformarse un caballo y su jinete. Alude al pasaje del Libro de la Revelación en la que un jinete corta con su guadaña una nube. En el lado derecho, en vertical, figura la firma del artista en inscripción griega.

Andrea Mantegna nació Venecia hacia 1431, y según Giorgio Vasari, uno de los primeros historiadores de Arte, provenía de una familia de escasos recursos económicos. Afirmaba Vasari que el pequeño Mantegna acarreaba ganado, y pronto quedó huérfano. A temprana edad pasó a formar parte del estudio de pintura de Francesco Jacobo Squarcione. Alumno aventajado en las excesivas jornadas a las que Squarcione sometía a sus trabajadores, su prestigio pasó a oidos de Luis II Gonzaga, quien le convencería de trasladarse a la ciudad de Mantua, sustituyendo a Pisanello como pintor de cámara. Bajo el mecenazgo de la familia Gonzaga, Mantegna desarrolla una carrera de casi cincuenta años hasta el final de sus días, rindiendo bellas obras, como la comentada "Cristo muerto", también conocido como “Cristo de Mantegna”, que comento en uno de mis artículos de este blog, "El Parnaso" (museo del Louvre, Paris), "Tránsito de la Virgen" (museo del Prado, Madrid) o "Cámara de los esposos" (Palacio Ducal de los Gonzaga, Mantua).


María Gonzaga
10 de octubre de 2020

Bibliografía consultada:

Andrea Mantegna et la renaissance italienne”. Ed.  Parkstone International