"Spiral Jetty", 1970. Land Art. Robert Smithson, arte de la Naturaleza.

Land Art.

Utah, Estados Unidos.

Robert Smithson (Nueva Jersey, EEUU, 1938 – Texas, EEUU, 1973).
_____________________________

El Land Art o Earth Art es un híbrido entre la arquitectura del paisaje y la escultura, empleando materiales dispuestos por la Naturaleza como material escultórico: troncos, ramas, hielo, piedras, gravilla, piñas, barro, hojas, flores, … pero también el propio viento o las mareas. Surge del arte minimal y conceptual, creando arte en la Naturaleza con la propia Naturaleza. Al estar dichas creaciones en el exterior, quedan expuestas a las inclemencias del tiempo, de forma que suelen ir desapareciendo con el paso del tiempo. Por este motivo, la fotografía, las grabaciones, mapas y dibujos son un medio fundamental para para no perder por completo estas efímeras producciones.

Esta corriente artística se inició en los años sesenta en Estados Unidos de la mano del reforzamiento de la conciencia ecologista.. La creación más conocida es Spiral Jetty de 1970, realizada por Robert Smithson (Nueva Jersey, EEUU, 1938 – Texas, EEUU, 1973) en Utah (imagen que precede a este artículo). Con ayuda de maquinaria industrial, se dispusieron enormes bloques de tierra, piedra y algas creando una enorme espiral que parecía salir de la tierra para adentrarse en el Gran Lago Salado.  

El medio donde se instauran, permite la interacción por parte del espectador, discurriendo a través de ellas o cambiando la perspectiva para observar distintos matices. Permite una poética simbiosis entre el paisaje y el ser humano, que facilita la reflexión sobre los efectos de nuestra actuación sobre el medio.

Uno de los máximos exponentes actuales de este movimiento, es el británico Andy Goldsworthy (Cheshire, Inglaterra, 1956). Su obra no trata de ofrecer una imagen idílica, sino que se centra en explorar las cualidades físicas de los medios empleados. Conforma las creaciones a partir de sus manos, sus dientes y pequeños objetos a modo de herramientas. Los materiales empleados no suelen ser transportados más allá de donde se encuentran naturalmente, sometiéndolos a procesos que acentúan sus propiedades específicas. Uno de sus más ambiciosos proyectos es “En las entrañas del árbol”, de la mano de anteriores trabajos en Londres y Yorkshire. A partir de madera “pedida en préstamo”, construye cúpulas adaptadas a los espacios en los que las sitúa, haciendo que los visitantes se sientan “en el estómago del árbol”. Goldsworthy desmitifica el concepto de genio creador, “no me considero alguien que ve el arte como una forma de expresarme. Es más bien como un alimento. Algo de lo que aprender”. Y es que para el artista, la Naturaleza lo es todo, “aburrimiento, emoción intensa, pura conmoción, dolor, todo, …”. 

María Gonzaga
14 de noviembre de 2020