"Venus y Adonis", 1553-1554. Vecellio di Gregorio Tiziano.

Óleo sobre lienzo. 106,7 x 133,4 cm.
Museo Nacional del Prado, Madrid, España.

Vecellio di Gregorio Tiziano (Véneto, Italia, 1490 - Venecia, Italia, 1576).

_____________________________________________________________

“Venus y Adonis” forman parte de uno de los episodios de las “Metamorfosis” de Ovidio. El pintor Tiziano interpretó la leyenda de una particular manera, muy avanzada a su época, en la que Venus trata de retener a Adonis con gran tensión dramática, cuando este siente un irrefrenable deseo de salir de caza. La mujer, lejos de adoptar una actitud pasiva como se imponía en la época, aconseja al hombre para que permanezca a su lado presintiendo el riesgo, pero este desatiende su ruego. Venus aparece sentada de espaldas y completamente desnuda. Se aprecian sus nalgas sonrosadas, efecto de la sangre retenida por la presión del cuerpo sentado, añadiendo carga erótica. Marte, dominado por los celos de la unión de la pareja terrenal, envía un jabalí al encuentro con Adonis, para que acabe con la vida del muchacho. La sangre vertida sobre la tierra, daría lugar a la flor anémona.

Con independencia de los gustos particulares de cada persona, lo cierto es que las obras de Tiziano forman parte de la columna vertebral de la pintura occidental. Realizó obras que fueron llamadas “poesías” tanto por el pintor como por el rey Felipe II, aludiendo a que la poesía era como la pintura. Porque ambas son artes liberales y también como significado de libertad en la selección de temas, ya sean representaciones de fuentes escritas, o procedentes de la imaginación del artista. Poesía también por ser obras pictóricas para el deleite de los sentidos, provocando placer estético e intelectual para quien lo contempla.

Las obras “poesías” formaron parte de la colección real española y fueron realizadas para ser vistas en parejas, dialogando una con otra en la misma sala, con un total de tres. La primera pareja fue “Venus y Adonis” y “Danae recibiendo la lluvia de oro”, la segunda pareja la formaron “Diana y Calixto” y “Diana y “El rapto de Europa” y la tercera la constituyeron “Perseo y Andrómeda”. Con el tiempo fueron desperdigándose.

Tiziano entregó primeramente “Danae”, en disposición frontal. Un año más tarde, finalizó “Venus y Adonis”, llamando la atención por estar de espaldas. Mediante carta, el pintor explicó a Felipe II que no era por falta de belleza, sino más al contrario, venía a demostrar que la pintura no solo iguala sino que supera a la escultura en mostrar las figuras bajo distintos puntos de vista igualmente bellos.

A partir de ese momento, numerosos artistas de diferentes épocas y diferentes escuelas han desarrollado innumerables obras con Danae, Venus y Adonis, teniendo como punto de arranque las obras que Tizano ejecutó entre  1553 y 1554.

 “Venus y Adonis” fue restaurada en el año 2014, devolviéndole el esplendor perdido por la oxidación del barniz por el paso del tiempo.

Sabemos Vecellio di Gregorio Tiziano nació entre en un pueblo montañoso situado en el norte de Italia. EL año no se conoce con certeza, pero estaría entre 1477 y 1490. Pronto él y su hermano serían enviados a Venecia, donde estudiarían pintura, rompiendo así con la tradición familiar de la abogacía. Las dotes naturales de Vecellio, le harían merecedor de ingresar en la prestigiosa escuela de pintura de Giovanni Bellini. Su segundo maestro fue Giorgione, de quien adoptó sus paisajes idealizados y personajes integrados en su entorno. Se dejó llevar por la atracción de sus coetáneos en el reflejo de luz y la inclusión de telas de oriente en sus composiciones.

Su obra “La Asunción”, le permitió extender su reputación. En la misma, aparecen personajes musculados que demuestran que estudio a Miguel Ángel, así como una estilizada Virgen demuestra que recuerda a Rafael, todo lo conjuga a la perfección.

Al margen de imágenes religiosas, Tiziano, ejecutaría también obras más seductoras, tal como acabamos de comentar en la obra “Venus y Adonis” sirviéndose de la imagen de la mujer en clara alusión de deseo carnal. Como modelos, se servía de las numerosas prostitutas de la ciudad. Se trataba de encargos de personajes cortesanos, que eran ocultados tras cortinas para tan solo mostrarlo a personas de su mayor confianza.

Tiziano se relacionó con dos poderosas familias venecianas: los Gonzaga de Mantua y los Este de Ferrara. Gracias a sus numerosos encargos, el pintor amasó una considerable fortuna. Prueba de su reconocimiento social, sería invitado a la coronación del emperador de Europa en Bolonia, Carlos V. Tras la abdicación de este, su hijo, Felipe II se mostraría tan entregado en el mecenazgo de arte como su progenitor, solicitando de Tiziano numerosas obras para sus palacios. Visitaría Roma, a instancias de familiares del Papa, a quien realizaría significativos retratos.

El fallecimiento de su mujer, Cecilia, supuso un duro revés para el artista, lo que dejó reflejo en su pintura. Presagiando la cercanía de la muerte, su última etapa se caracteriza por una pincelada más libre y una acrecentada intensidad dramática. Murió pasados los ochenta años, aunque no debido a la peste que asolaba Venecia y que sí mataría a su hijo.

María Gonzaga

24 de mayo  de 2020

 

Bibliografía consultada:

“Guía del Prado”. Ed. Silex.

“Tiziano”. Ed.Phaidon.

“Descubrir el Arte. Grandes Maestros. Tiziano”. Miguel Morán. Ed. Arlanza.

“Tiziano”. Cecilia Cibellini. Ed. Rizzoli. Skira.

Conferencia Museo del Prado: https://www.youtube.com/watch?v=Dpu7lK8pJFU&feature=youtu.be